viernes, 27 de agosto de 2010

Se me llevo la vida,
se me llevo el alma,
se me llevo el corazón,
los sueños, la ilusión...

y al el no le importo.
Y ahí estaban, queriéndose
como alguna vez lo hicimos el y yo
y ahí estaba yo, presenciándolo todo
y a el, a el no le importo...
Y que podía hacer yo?
no se como pude soportar tanto dolor...
tal vez reír mucho sin querer, fue lo que me ayudo...
no entiendo como se puede querer tanto a alguien sin corazón
como se puede querer tanto a alguien que disfruta haciéndole daño a los demás...
Y ahí estaba yo...
y ahí estaban los dos...
y ahí estaba yo muriendo por dentro...
y el debió imaginarlo...
pero a el... 
a el no le importo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario